miércoles, 21 de mayo de 2014

"SE HA DETECTADO UNA AMENAZA......"







Mientras estoy escribiendo en el ordenador portátil, no para de saltar la “advertencia de voz humanoide” de mi programa de “Internet security”, con un repetitivo: “se ha detectado una amenaza….”, y así una y otra vez, hasta conseguir ponerme nervioso.  No estoy visitando ninguna página ni lugar sospechoso, pero la voz dale que te pego con lo de la “amenaza”.
Hace unos minutos ojeando un diario digital me entero que eBay ha sufrido un ataque cibernético y advierte a sus clientes para que modifiquen sus claves. No hace muchos días hemos sufrido una quiebra de seguridad del sistema completo y vaya usted a saber lo que habrá pasado. 


Y , ¿Por qué cuento esto?. Pues porque hoy he tenido una experiencia personal de los “peligros” de internet. Recibí un correo electrónico con la dirección de un amigo como remitente. El asunto que me contaba era que se encontraba en una isla europea y que habia sido víctima de un robo y se había quedado sin documentos, incluyendo pasaporte, y sin dinero. Yo lógicamente me inquieté, y le pedí que me especifique como ayudarle. Me contesta que remitiéndole una cantidad de dinero por un servicio de mensajería a una determinada dirección. A estas alturas yo ya estaba mosqueado, pues aunque la hipótesis de que mi amigo estuviera allí podía ser real, el castellano utilizado en el texto era “peculiar”. Llamo a mi amigo, y claro, esta donde yo pensaba que debería estar. Currando. Ni isla ni leches. Me contó que le había “hackeado” su libreta de direcciones del teléfono y yo había sido víctima (habría más seguro)  de un “phising”. No pique el anzuelo, porque uno es perro viejo, pero tal como está diseñado el “truco” tampoco es tan difícil picar.


En un país de tradición picaresca, hay mucho truhan con ganas de sacarse una pasta. Y claro, este invento, con datos para aquí y para allá, millones de veces cada día, pues es muy dado a que algún pescador listo ponga el anzuelo. ¡Ojo con no picar ¡


Por cierto, no sé por qué motivo la pesada voz de mi ordenata: “se ha detectado una amenaza”, se ha callado de una maldita vez. Ya me tenia de los nervios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario