martes, 20 de mayo de 2014

¿DONARIAS TU CUERPO PARA LA CIENCIA?






España es líder mundial en la donación de órganos para trasplantes. Otra cosa es cuando la donación  de esos mismos órganos es para la investigación o la ciencia. Así, por ejemplo, los “bancos de cerebros” son una herramienta fundamental para el avance en el conocimiento de enfermedades neurológicas. Pero es un bien desgraciadamente escaso. Hay poca conciencia social al respecto.

Estos días hemos asistido a un espectáculo dantesco en los  medios de comunicación. Con fotografías espeluznantes de cadáveres amontonados en las dependencias del departamento de Anatomia II de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Absolutamente impresentable.
No se entiende muy bien este exhibicionismo periodístico. Cuando se silencian suicidios para evitar efectos contagio, o se evitan escenas de atentados terroristas por un respeto a las víctimas y a la sensibilidad de los espectadores, no veo justificación alguna para tan explícita y macabra información.

Yo fui alumno interno de Anatomía en mis años mozos y la poca dotación cadavérica que teníamos en la Facultad de Medicina de Oviedo, se trataba con respeto y hasta con cierto cariño. En sus balsas de formol, siempre procurando un tratamiento respetuoso hacia aquellos seres humanos que  nos brindaban la oportunidad de aprender con sus cuerpos. 

Después de este bochornoso espectáculo, quien es el bonito que pide a los familiares que donen el cuerpo o alguno de sus órganos, de un familiar fallecido o el de ellos mismos para el noble fin de la ciencia. Imagino que habrá responsabilidades y que dentro de unos días ya nadie hablara del tema, pero siempre queda el poso, el regusto amargo de este tipo de noticias, con una población razonable y comprensiblemente  desmotivada para la donación, después de haber visto con sus ojos  asombrados esos depósitos de restos humanos hacinados.

Un mal ejemplo, de sensacionalismo periodístico, exhibiendo “carnaza” (con perdón) para un titular impactante. Tal parece que la campaña política no está siendo lo suficientemente interesante, cuando se tiene que recurrir a este tipo de estratagemas de tan mal gusto. Seguro que la investigación biomédica pagara las consecuencias. Sino al tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario